Etapa 45: Taormina – Catania (60 kms)

Hoy ha dejado de llover. Nuestro bautismo siciliano ha sido completado.
Hemos salido de Taormina pasadas las diez, bajando una empinadísima cuesta que nos ha llevado a Giardini Naxos, pueblo homónimo al de la isla de las Cícladas y primera colonia griega de Sicilia. Descendiendo por la fuerte pendiente en Taormina he vuelto a partir un radio de la rueda trasera. Me lo han reparado en un taller, unos kilómetros más adelante, pero no con la maestría con la que lo hizo Roberto en Salerno, la verdad.
Hemos continuado rumbo sur por la costa Jónica. Sentimos la poderosa omnipresencia del Etna a nuestro lado pero no conseguimos verlo. Una espesa capa de nubes lo oculta pudorosamente, pero deja adivinar su imponente figura.

Los limoneros y las viñas abundan en la zona. Estas últimas dan origen al vino del Etna, no tan conocido como otros caldos sicilianos pero con muy buena reputación entre los entendidos. Hemos cruzado varios pueblos, entre ellos Riposto, pueblo natal de Franco Batiatto. A la hora de comer hemos parado en Acireale, un pueblo grande o ciudad pequeña, famoso en Italia por su carnaval. Hemos entrado en una pequeña Trattoria y hemos degustado una de las especialidades catanesas, aunque se estila en toda la zona, la pasta alla Norma. Se llama así en honor a Bellini y su gran ópera. La receta es simple pero deliciosa: pasta, berenjena, tomate y la clave, ricotta salada. En la Trattoria, hemos entablado conversación con un comensal vecino, llamado Walter. Nos ha dicho que la pasta alla Norma debe tomarse con vino tinto sí o sí. Nosotros habíamos pedido blanco, ya que a Mayte no le gusta el tinto, y Walter me ha dado de su botella para que, al menos yo, no cometiera el sacrilegio. El vino de Walter era del Etna y estaba buenísimo, pero tampoco me hubiera importado darle al blanco, es lo que tenemos los que somos agradecidos con el comer y el beber. La charla con él ha sido larga y tendida, casi nos tienen que echar del restaurante. Al final nos hemos despedido en la puerta, aunque seguramente podríamos haber continuado conversando toda la tarde, tomando una granita de mandorla en cualquiera de las muchas y buenas heladerías de Acireale.

Con la felicidad de haber comido bien, hemos continuado el camino. Hemos venido pensando en el mito de Acis y Galatea, que la tradición sitúa aquí. De ahí la toponimia de muchos lugares de la zona, entre ellos Acireale. También nos hemos topado con las enormes piedras que el gigante Polifemo lanzó a Ulises (Nadie) cuando éste consiguió escapar de su guarida, tras haberle cegado. No hemos podido echarnos la siesta pero hemos soñado con los mitos clásicos, que tampoco está mal.

Una cosa que nos fascina de Sicilia son los nombres de las ciudades. Incluso aunque no supiéramos nada de los lugares a los que venimos, igualmente lo haríamos sólo por lo sugerentes que resultan al escucharlos: Taormina, Catania, Siracusa, Agriento… Pero uno ya viene con alguna información de antemano, especialmente prejuicios. Y, de alguna forma, muchos de los que traíamos se han empezado a materializar al llegar a Catania. No sé a los demás, pero a nosotros las ciudades sicilianas se nos antojaban repletas de palacios barrocos desvencijados, iglesias por doquier, portales enormes con grandes patios en el interior, mercados repletos de pescado y verduras… y todo esto abunda en Catania. Pero es mucho más que esto, por supuesto.

Todas las ciudades del oriente siciliano tienen un aire común, fruto de su reconstrucción en pleno período barroco, tras el enorme terremoto que asoló la zona en el 1693. Y Catania, como capital de la región, es un bello exponente del mismo.

Tras pasear un buen rato por el corazón de la ciudad, hemos vuelto a la habitación que hemos alquilado a una mujer, por un módico precio, en una de las principales calles del centro.

Lo mejor del lugar son las excelentes vistas que tenemos. Si el Etna no estuviera tan tímido estos días lo veríamos frente a nuestro balcón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s