Etapa 26: Pisa – Vada (64 kms)

Hoy, hace justo un mes que salimos de Soria, así que lo hemos celebrado en Livorno, junto a un montón de gente que hacía picnic en un parque.

Por la mañana, tras el desayuno, hemos aprovechado para dar unas cuantas pedaladas por el centro de Pisa, una bellísima ciudad que hoy presentaba un aspecto muy tranquilo (salvo en la Plaza del Duomo, en la que hay una infinidad de personas por metro cuadrado). El veinticinco de abril es fiesta nacional en Italia ya que celebran, no la Revolucion de los Claveles sino la Liberación del fascismo. Ojalá pudiéramos haberlo celebrado también en España.

Después de deleitarnos con los encantos de Pisa, hemos seguido camino en dirección a la cercana Livorno. Hemos seguido la ya familiar Vía Aurelia que en este tramo tiene bastante tráfico y poco arcén, aunque por suerte los coches no iban a mucha velocidad y nos han respetado bastante.
Una vez en Livorno, hemos aprovechado para conocer el centro de la ciudad. La verdad es que estaba casi desierta. Al ser fiesta nacional la mayoría de los negocios estaban cerrados y como no es una ciudad demasiado visitada, tampoco se veían los grupos de turistas que sí pululaban por Pisa. Ciertamente, Livorno no es un lugar tan pintoresco como Pisa. De hecho, la entrada revela que su vocación es más industrial que turística. Sin embargo, su centro guarda alguna que otra agradable sorpresa como la zona de Venezia Nuova, un pequeño barrio de canales que, salvando las distancias, se da un cierto aire a aquella ciudad. En Livorno, como ocurría con La Spezia, apenas quedan edificios anteriores a los devastadores bombardeos de la Segunda Guerra Mudial. La misma catedral, que no destaca por su belleza, es una reconstruccion de la original del siglo XVI.

La tranquilidad de las calles de la ciudad contrastaba enormemente con el ambiente que hemos encontrado en un parque a la salida de la ciudad. Un montón de gente, la mayoría con pinta de universitarios, retozaba, bebía, comía, descansaba… en un ambiente jovial y festivo animado por la música que salía de un potente equipo. Nosotros nos hemos integrado en el ambiente y hemos aprovechado para comer y descansar allí. Estábamos tan a gusto que nos daba pereza irnos pero teníamos camino que andar.
Hemos dejado atrás Livorno y hemos continuado junto a la costa, pasando por numerosos lugares llenos de gente disfrutando del día de fiesta junto al mar. Las vistas en este tramo son bastante mejores que las de ayer. Aquí la costa es más escarpada y en el horizonte se divisan las siluetas de varias islas cercanas, entre ellas Elba.

Hoy queríamos haber avanzado un poco más pero una rueda de la bici se ha empeñado en pincharse varias veces. No había forma de encontrar el objeto que estaba provocándolo. Al final lo hemos detectado pero ya se había hecho un poco tarde para continuar así que hemos decidido hacer noche en el primer camping que hemos encontrado. Estamos  junto a un pequeño pueblo llamado Vada y a orillas del mar, con unas vistas preciosas. Esta noche también dormiremos arrullados por el sonido de las olas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s