Etapa 16: Salon de Provence – Aix en Provence (46 kms)

Hoy pensábamos hacer una etapa corta y relajada por tierras de la Provenza. Corta, como véis, ha sido. Relajada no tanto. Cierto que, durante casi todo el camino, hemos tenido una continua subida (aunque sin demasiada pendiente) pero el problema no ha sido ese. Lo que nos ha hecho sudar ha sido el constante viento de E-SE. Pero bueno, nos teníamos que ganar la comida ¿no?.

Como la etapa iba a ser corta, hemos aprovechado, en Salon de Provence, para visitar una de las fábricas de jabones que siguen funcionando en la ciudad. Por si no lo sabíais, nosotros tampoco, en Salon se hace el típico jabón de Marsella. Nos apetecía ver el lugar y además nos quedaba de camino.

Después de deleitarnos con los perfumes y las formas de los jabones e ilustrarnos con las curiosidades del museo, hemos seguido camino en dirección a Aix en Provence. Hemos salido por una carretera secundaria. A pocos kilómetros, hemos enfilado por un agradable camino pedregoso entre pinos y viñedos. Después, hemos seguido por otra carretera, un poco más transitada, en la que el viento ha empezado a azotar con ganas. Así, hemos llegado a Éguilles, un pueblo del extraradio de Aix, un tanto agotados. Después de tomar un refrigerio allí, hemos recorrido lo que nos quedaba hasta Aix, ya casi en contínua bajada.

La entrada en Aix denota que es una ciudad más grande que Salon. Una de las primeras cosas que nos han llamado la atención son los letreros que había en varias pastelerías: “Fabrique de Calissons”. ¿Será que eran las tres de la tarde y estábamos sin comer?. La curiosidad nos ha llevado a preguntar y nos han aclarado que los Calissons son un dulce típico de aquí consitente en una masa de almendra y frutas (especialmente melón y naranja). Debe de ser una especie de mazapán con una costra de azucar por encima… umm. Hemos decidido ir a comer antes de hartarnos de Calissons.
Con el asunto alimenticio resuelto, nos hemos instalado en un bonito apartamento, escondido en una tranquila calle del centro de la ciudad.

Por la tarde hemos quedado con el amigo Charlélie. Nos conocimos el año pasado en Etiopía donde compartimos interesantes charlas, especialmente sobre una pasión común, el jazz, y casualidades de la vida, ahora pasamos por aquí, ciudad en la que vive. Ha sido un gran cicerone y hemos disfrutado de una tarde estupenda junto a él. Esperamos que un día nos devuelva la visita a Soria y podamos ser nosotros sus guías.

Mañana nos quedaremos de reposo por aquí. Puede que incluso visitemos Marsella, que está a tan solo 40 kms, pero esta vez iremos en autobús. Así, cogeremos fuerzas para afrontar el siguiente tramo del camino que se presenta con una orografía un poco más accidentada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s