Etapa 10: Toulouse – Castelnaudary (65 kms)

Después de dos días allí, hemos dejado Toulouse con bastante pena. Entre que el día ha salido lluvioso y que no nos importaba quedarnos un poco más, hemos salido casi a las dos de la tarde. Después de comer en un restaurante libanés (el mismo en el que cenamos el día que llegamos) hemos emprendido el camino nuevamente. Hoy nos reencontramos con el Canal del Midi.

Como ya comentamos en alguna otra entrada del blog, Toulouse divide las aguas del Canal del Garona de las del Canal del Midi, obras ambas con las que se pretendía unir, por vía fluvial, el Océano Atlántico con el Mar Mediterráneo. Ambas cuencas, la del Atlántico y la del Mediterráneo, se dividen a unos cincuenta kilómetros de Toulouse en lo que se llama Partage des Eaux., en el Seuil de Naurouze. Este es el punto más elevado del Canal del Midi (189 m) y justo aquí parte del agua del canal se vierte hacia el oeste, a la cuenca atlántica y parte hacia el este, a la cuenca mediterránea. De hecho, la primera esclusa hacia el oeste se llama Esclusa del Océano, y la primera hacia el este, obviamente, la del Mediterráneo. Así que ya vamos estando más cerca del lugar que da nombre nuestro periplo. Este lugar fue fundamental a la hora de diseñar un canal que uniera los dos mares. Hay que pensar en la tecnología de la época y en lo difícil que tuvo que ser encontrar el punto justo en el que las aguas, de forma natural, siguieran un curso u otro. Es casi mágico. El agua procede de la Montaña Negra, que está al norte, y es retenida en el estanque de Saint Ferréol. Todo este sistema fue ingeniado por Paul Riquet, del que hay numerosos homenajes en Toulouse. Para más información podéis consultar aquí (en francés, eso sí).

Pasado este punto, al igual que el agua, hemos empezado a descender hacia el Mediterráneo. La primera esclusa, como ya hemos dicho, lleva este nombre pero llegar a ella no ha sido fácil. El camino en este tramo ya no es el flamante carril bici por el que veníamos circulando sino un sendero sinuoso y de tierra. Si a esto le añadimos que ha estado todo el día lloviendo, el resultado es un barrizal. Hacer los seis o siete kilómetros que serparan la partición de las aguas de la esclusa del Mediterráneo ha sido, vamos a ser positivos, “divertido”. Nos hemos puesto de barro hasta el gorro, por no hablar de las pobres bicis. Por lo menos no hemos acabado en el suelo, o en el canal, aunque algún resbalón casi lo consigue. Ni que decir tiene que llevar pedales automáticos por aquí lo hace aún más entretenido.

Con este panorama habíamos decidido abandonar el sendero, justo en la esclusa del Mediterráneo, y acabar la jornada por la carretera. Pero una amable pareja que estaba paseando por allí, al ver nuestra intención, nos ha dicho que a partir de ese punto el camino era mucho mejor, más ancho y con piedra y que no merecía la pena ir por la carretera. Tenían razón y nos han ahorrado circular junto a los coches y algún kilómetro de más.

Al final hemos conseguido llegar a Castelnaudary, pueblo del que ya hablamos en el anterior viaje. Nuestra intención era buscar el camping pero, cuando hemos preguntado por él, nos han dicho que no abre hasta mayo. Al final nos hemos venido a acampar a una de las numerosas áreas de autocaravanas que hay en este país. Son lugares muy bien preparados para la enorme cantidad de gente que viaja en estos furgones. Tienen tomas de agua y de luz y están muy bien protegidas. A nosotros nos ha venido estupendamente. Total, aquí en Francia cualquier rincón tiene un suelo y una hierba que ya la querrían muchos campings españoles de 1ª categoría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s