5ª etapa: Donauwörth-Vohburg. 85 km

Perfil de la etapa

Hoy hemos amanecido en la hermosa ciudad de Donauwörth, en el camping/club de kayak, con unas vistas espectaculares.

El camping de Donuwörth

El día de nuevo gris y el airecillo un tanto fresco, pero al menos no llovía. En el camping hemos coincidido con una pareja de  franceses muy simpáticos con los que ya nos habíamos ido cruzando y hablando a lo largo del camino. Se llaman Collette y Michel. Podéis vernos en la foto, aunque no se aprecie muy bien. ¡Os mandamos un saludo si leéis esto!.

 

Con Collette et Michel rumbo a Ingosltadt

Cuando íbamos a salir del camping ha venido Enrique, un alemán al que conocimos ayer poco después de llegar y con el que estuvimos charlando un rato (no en alemán eh, en español, puesto que lo habla muy bien) Nos contó que es un apasionado de España (y su entusiasmo lo demostraba) y del Camino de Santiago, el cual llevaba haciendo no se cuantos años. Se notaba que nos trataba con especial atención por ser españoles. Lo que no nos esperábamos es que esta mañana viniera a despedirse de nosotros muy calurosamente y nos obsequiara con varias guías de vocabulario básico alemán-español, así como otra mucha información de interés para nuestro viaje. Hay que decir que encontrarse con gente así durante un viaje le hace sentir a uno muy muy bien, así que, si lees esto Enrique, mil gracias, y ya de paso recomendamos este camping a todos los que os acerquéis por aquí porque vale mucho la pena (a veces estas cosas cuesta encontrarlas)

Despidiéndonos de nuestro amigo Enrique Belz

El trayecto matutino tenía como objetivo la población de Neuburg a.d Donau, otra de las bellas ciudades de esta zona bávara. La mañana ha sido un tanto difícil ya que el camino ha sido un constante sube y baja por colinas que han hecho mella en nuestras piernas (ver el perfil), pero como somos unos campeones a la una y media estábamos comiendo allí, en uno de los restaurantes/cervecerías (biergarten) de la zona que tantas ganas teníamos de probar. Cuando hemos pedido la carta no sabíamos que pedir porque no entendíamos nada. El caso es que los platos tenían nombres largos y mirábamos a otras mesas y tenía todo muy buena pinta (y nosotros mucho hambre después de la mañana de pedaleo) Al final hemos pedido una cosa que parecía una ensalada (lo era y muy buena) y otra que ponía risotto, osea arroz) Estaba todo buenísimo (también ha ayudado el hambre, pero realmente estaba bueno) Después nos hemos tomado un postre en una pastelería que había al lado de tartas caseras que ni os contamos…

El restaurante de Neuburg

Así, con las fuerzas repuestas hemos enfrentado lo que nos quedaba de etapa en dos tramos. Uno hasta la ciudad de Ingoldstadt, en donde hemos hecho un pequeño descanso disfrutando de sus bonitas calles, plazuelas, rincones…Nos ha gustado mucho. El segundo tramo hasta el destino previsto, un pequeño pueblo llamado Vohburg a.d. Donau, donde estamos ahora. Nada más salir de Ingoldstadt la bici de Mayte se ha pinchado, bueno más bien se ha reventado ya que el agujero era considerable. Para no perder mucho tiempo con el parche le hemos cambiado la cámara por otra que era de válvula estrecha y no podíamos hinchar nuestra bomba. Lo hemos hecho gracias a la ayuda de un ciclista que nos ha prestado la suya. Tenemos que resaltar la amabilidad de la gente de por aquí. Todo el mundo te saluda por el camino, enseguida te ponen una sonrisa, y siempre que preguntas algo se desviven por ayudarte, es una cosa que llama la atención.

Pinchazo al salir de Ingoldstadt

Finalmente hemos hecho el trayecto sin mayores problemas hasta que hemos llegado al destino previsto y para nuestra sorpresa no hay camping, tan solo una zona de acampada libre al lado del río. La verdad es que el sitio no está mal si no fuera por un grupo de pescadores que están al lado haciendo lumbre, pegando voces, cortando leña con una motosierra…vamos de todo menos pescar; y eso que aquí ya son ¡las doce de la noche! Esperamos que empiecen a pescar en silencio en breve. Bueno, que hagan lo que quieran que tienen una motosierra, ¡pero que no la usen más!

Ah, y hoy nos hemos cenado un puré de patatas de la tierra (y con parte de la tierra que tenían cuando las hemos cogido esta mañana por el camino) Nos ha sabido mejor que nunca. Va a ser el hambre…

Hasta mañana si los pescadores quieren.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s