14ª etapa: Gyor-Komarom: 53 km

Perfil de la etapa

Una de cal y otra de arena. Si ayer llegábamos a Gyor baja la lluvia hoy nos hemos levantado con un sol radiante. Hemos podido comprobar cómo cambia un lugar de verlo una tarde lluviosa, cuando uno llega cansado a él o una mañana luminosa recién levantados. Lo cierto es que esta ciudad es hermosa de todas formas, pero sobretodo cuando el sol hace relucir los variados colores de sus fachadas y cuando las calles y los cafés están llenas de gente.

La plaza del Ayuntamiento de Gyor de día.

Hemos aprovechado para dar un buen paseo por ella, desayunar, tomar un café en un pequeño lugar donde tostaban ellos mismos el café y olía de maravilla (una gente muy simpática además). Parece que por aquí son bastante aficionados al café porque ya hemos visto varios sitios en los que ofrecen una gran variedad de formas de hacerlo y de tipos de café.

La tostadora de café de la pequeña cafetería.

Tras una visita con calma por la ciudad hemos emprendido el camino con mucha tranquilidad. La etapa de hoy iba a ser corta y ya estamos aprovechando para disfrutar más intensamente las pedaladas de las últimas etapas que nos quedan. Se va a  hacer un poco raro dejar de dar pedales cada día por lugares diferentes y seguro que lo vamos a echar de menos.

Emprendiendo camino a Komarom

Hoy tenemos que decir también que hemos encontrado el camino bastante mejor señalizado. Sin ser Alemania o Austria, hemos encontrado señales suficientes como para poder seguirlo sin mucha complicación. Esperamos que mañana sea igual.

Nos hemos encontrado a algún cicloturista más pero bastantes menos que en etapas anteriores. Las partes más populares del recorrido han quedado en Viena.

Por lo demás el camino ha resultado muy agradable y el sol ha colaborado en ello. Hemos atravesado campos de cultivo, pequeñas aldeas y pueblos, hemos circulado por caminos bastante practicables salvo puntos concretos, carreteras secundarias con poco tráfico…

Aún quedaba algún charquillo

Y al final hemos tenido la mejor sorpresa. Hemos llegado a nuestro destino, la ciudad de Komaron, que está junto al Danubio y es frontera con Eslovaquia. Si cruzamos el puente estamos en otro país y la ciudad se llama Komarno. Cosas de la Historia. Pero lo mejor, como decíamos, es que hemos ido al camping y resulta que es un camping termal (en esta zona abundan estos manantiales). Dentro del camping hay una zona de baños y claro, después de casi medio mes de dar pedales y de un día de lluvia como el de ayer, lo que más nos apetecía era esto y allí que hemos ido. Hemos estado metiéndonos en varias piscinas de diferentes temperaturas, unas en el interior y otras al aire libre, en una zona de chorros…hasta que la piel se nos ha arrugado ¡qué bien nos ha venido!.

Disfrutando de las aguas termales en Komarom

Y después de ablandar las contracturas con el agua termal nos hemos ido a acostar a la tienda. La hemos puesto en una zona de baches (no se veían con la hierba) y creemos que mañana vamos a necesitar otra sesión de chorrillos y piscina jeje. No, lo cierto es que mañana tenemos la penúltima etapa hasta la ciudad de Visegrad. Esperemos que salga nuevamente el sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s